2 ago. 2012 | Por: Nacho

Expresiones de engaño

Hace algún tiempo, escribí una entrada sobre expresiones de sospecha y, antes de ésa, otra sobre expresiones para gente molesta. Por tanto, para completar la trilogía, considero necesario hablaros hoy sobre la fase intermedia entre la sospecha y la ira que nos lleva a mandar a alguien a hacer gárgaras: el descubrimiento del engaño.

Dar gato por liebre: Recuerda la mala fama de las antiguas tabernas y hospederías de mala muerte, donde no era poco habitual pagar por un servicio pésimo, hasta el punto de que uno pensaba estar tomando un plato a base de liebre cuando en realidad se estaba comiendo un gato callejero.

Darla con queso: De vuelta a las tabernas manchegas medievales, para dar salida a las partidas de vino picado o de mala calidad, los bodegueros solían aprovechar la costumbre de ofrecer antes de la cata una tapa de queso para obsequiar a los compradores novatos o poco experimentados con algo de queso manchego en aceite, puesto que su fuerte sabor impedía distinguir un buen caldo de uno de baja estofa (lo cual me recuerda a otra costumbre antigua: la de usar cera para arreglar las imperfecciones de las esculturas, de modo que las verdaderamente admirables eran las sinceras).

Dar el pego: Otro truquillo logrado gracias a la magia de la cera era el que realizaban algunos tahúres expertos, quienes introducían pequeños trozos bajo sus uñas que iban soltando habilidosamente a lo largo de la partida, de modo que impregnasen las cartas marcadas y así pudieran arrastrarlas fácilmente.

Pasar por un 4×4: Esta expresión, muy poco habitual en España, se usa sobre todo en Latinoamérica en el mismo sentido que la anterior. Su origen también es de fácil explicación: aunque cualquiera pensaría que un 4×4 siempre tiene capacidades todoterreno, lo cierto es que para ello es necesario pagar un pack adicional de complementos.



FUENTE COMPLEMENTARIA: WORDREFERENCE (FORO)

0 opiniones:

Publicar un comentario