26 dic. 2010 | Por: Nacho

Retintín

Una nueva de errores lingüísticos, "casualmente" otro periodistismo que se ha extendido tristemente entre los hispanohablantes:

Ciertamente, muchas personas tienen la costumbre de hablar con ese tonillo subido y soberbio que podemos llamar retintín (por parecido con el verbo retiñir). Sin embargo, una persona sólo puede hablar con Rintintín si nos referimos a los personajes de la famosa serie del perro salvador (como Lassie). Palabras parecidas, pero bien distintas. Y lo digo sin retintín.

Ambos dos

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Yo mismo lo he dicho varias veces y no ha sido hasta hoy que me he dado cuenta de que, en realidad, la expresión es incorrecta:

Ambos, se mire por donde se mire, significa los dos. Por tanto, decir ambos dos equivale a los dos dos, lo cual supone una clara redundancia, igual que decir "dúo de dos" (o subir arriba, entrar dentro, más mayor, círculo redondo, volver a repetir, rubia tonta...). Lo curioso es que este pleonasmo (expresión redundante en sí misma, ya que pleonasmo viene a significar una redundancia expresiva o enfática, como suponiendo que las redundancias no suelen ser expresivas) deriva de uno admitido por la RAE, rara vez escuchado: "ambos a dos". Piensen [con la cabeza] sobre ello, señores Inmortales...
17 dic. 2010 | Por: Nacho

Hacer agua/s

Con la nueva edición del DRAE (y la deprimente Ortografía nueva) han llegado diversos cambios a nuestros diccionarios. Uno de ellos es esta interesante corrección, que ya no aparece reflejada, tal y como podréis comprobar:

Es muy común leer en una noticia que alguien ha hecho aguas con tal o cual acción. En otras palabras, la ha pifiado. Sin embargo, a pesar de que nuestra interpretación coincida con lo que se quería expresar, siendo del todo correctos deberíamos pensar que ese alguien se estaba orinando, porque tal es el significado de hacer aguas: ir al baño (de ahí el famoso grito medieval de "¡Agua va!" y la distinción entre aguas menores y mayores). Otra cosa es la locución hacer agua, que efectivamente, quizá aludiendo al famoso juego de los barquitos, significa meter la pata. Rizando el rizo, podría argumentarse que ambas expresiones se relacionan a través de mear fuera del tiesto, pero no cabe duda de que este periodistismo, que diría Grijelmo, es sólo un ejemplo más de cómo los profesionales de los medios de hoy en día hacen agua constantemente.


¡Gracias, Clara!