19 feb. 2012 | Por: Nacho

Gilipollas

Éste es un chascarrillo habitual que, sin embargo, no demasiada gente conoce, razón por la cual hoy lo publico aquí. ¿Qué diablos significa el insulto gilipollas y por qué habría de resultarnos ofensivo? Os propongo descubrirlo ahora mismo:

Para variar, la chulesca palabra nos remonta al Madrid del siglo XVII, cuando el duque de Osuna celebraba sus famosos bailes de alta sociedad para ofertar a las jovencitas de buena cuna. Aunque no lo creáis, estas señoritas eran conocidas como pollas –al igual que un inglés habla de chicks (polluelas) o un francés llama cariñosamente a su amada cocotte (gallina)–, acepción todavía encontrable en el DRAE para los más escépticos. Se dice que el por aquel entonces alcalde madrileño, D. Gil Imón (que tiene su calle propia en Madrid, ojo), era un personaje bastante conocido, entre otras cosas, por presentarse siempre en las citadas fiestas con sus hijas, que al parecer eran más bien feas, desaboridas y poco inteligentes. Un par de joyitas, vaya.

Mientras el señor alcalde se encargaba de atender a los compromisos derivados de su cargo, sus pollitas se sentaban en cualquier rincón a la espera de algún pollo que se interesase por ellas, lo cual nunca sucedía. Tantas veces se repitió esta escena que al final los madrileños acabarían asociándola a la tontería y la mentecatez y, de ese modo, todos los estúpidos, ingenuos y cortos de miras empezaron a ser denominados Gil-y-pollas, lo cual daría el insulto que conocemos hoy en día.

No obstante, el DRAE nos advierte de que gilí proviene del caló para inocente, y de ahí gilipollas, gilipuertas, gilimemo y demás, por lo que no sé yo si dar mucho crédito a la historia de D. Gil y sus pollas.

5 opiniones:

C.G. Aparicio dijo...

¡¡Qué curioso!! Para nada me habría imaginado que el insulto proviniera del tal Gil y sus hijitas. Muy interesante, sin duda, ahora lo recordaré siempre, :D

Un saludo!

Miguel Ángel, "el Yayo" dijo...

Es de esas historias que esta claro que son falsas (o creo que lo de gili del calo es lo lógico), pero que no dejan de ser bonitas.

Un abrazo.

Nacho dijo...

Tú mismo me lo dijiste, amigo: "No dejes que la verdad te estropee una buena noticia" =P Después de todo, ¿qué sería de nuestros respectivos blogs de curiosidades sin todos estos chascarrillos? XD

Gracias a ambos por comentar, gentes del gremio =] ¡Un saludo!

Roberto Val dijo...

No me fiaría yo demasiado de esos soplagaitas reales, académicos y españoles pero, sobretodo, desconectados de la lengua y conectados al euro.

http://addendaetcorrigenda.blogia.com/2011/092601-la-rae-contra-elcastellano.org-o-la-maquina-de-hacer-dinero-del-grupo-planeta.php

Nacho dijo...

No tenía ni idea de esto, Roberto. Me parece una sinvergonzada que el diccionario que, en definitiva, hemos creado entre todos se vea sometido a esta clase de intereses comerciales que jamás deberían imbuir a la lengua.

De todos modos, puntualicemos que el brazo ejecutor ha sido la editorial -en mi opinión, extralimitándose en sus funciones de supuesta defensa de los intereses comerciales de la RAE-.

En cualquier caso, Soca debería consultar a un experto y corroborar que efectivamente se haya cometido una vulneración de derechos de propiedad intelectual, porque me parece bastante cuestionable según lo que he podido leer.

Gracias por la información. Un saludo.

Publicar un comentario