30 oct. 2010 | Por: Nacho

Morder el polvo

Aunque esta expresión comienza a estar en desuso, todavía se entiende que, cuando alguien muerde el polvo, significa que es derrotado o que se rinde. El origen de este vocablo proviene de una costumbre histórica:

Durante la Edad Media, las batallas entre caballeros estaban a la orden del día. Cuando uno de los combatientes era herido de muerte, era costumbre coger un puñado de tierra y llevárselo a la boca como muestra de respeto a la madre tierra que los había sustentado y que los custodiaría de ahí en adelante.


FUENTE: SUAZO PASCUAL, G. Abecedario de dichos y frases hechas, 2ª Edición, EDAF. Madrid, 1999

0 opiniones:

Publicar un comentario