31 oct. 2011 | Por: Nacho

Cadáver exquisito

Mientras buscaba información para uno de mis blogs universitarios, Numina Nova (donde encontraréis algunas curiosidades artísticas, especialmente en esta entrada), me encontré con este peculiar y llamativo término. ¿Alguno conocía ya este recurso artístico? Por si no fuera así, os diré en qué consiste:

Cuando estaba en el colegio, solía jugar a algo bastante divertido: alguien comenzaba una historia en un papel, lo doblabla para evitar que se leyera y se lo pasaba al siguiente, que escribía su propia frase, la escondía en un doblez y lo volvía a pasar. Una vez habían participado todos, se desdoblaba el folio y se leía la historia completa, que, evidentemente, no tenía ningún sentido, pero resultaba bien divertida. Este juego, llamado Consecuencias, ya se estilaba hace mucho tiempo, pero fue en 1925 cuando, en pleno apogeo de las vanguardias europeas o ismos, se puso de moda entre los surrealistas y dadaístas franceses (A. Bretón, T. Tzara...), que le dieron el macabro nombre de Cadáver exquisito en honor a una de las frases surgidas durante la primera vez que fue jugado entre estos artistas: "El cadáver exquisito beberá el vino nuevo". También se lo conoció con el nombre de poemas al alimón (P. Neruda y F. Gª. Lorca) o quebrantahuesos (N. Parra, V. Huidobro, A. Jodorowsky...).
 
Esta clase de composiciones en secuencia, a menudo llevadas a cabo bajo la influencia de las drogas, resultaban muy apropiadas a los movimientos surrealista y dadaísta, fundamentados en la creación literaria especialmente poética anónima, grupal, intuitiva, espontánea, automática y lúdica. Fue tal el éxito alcanzado que aparecieron diversas variedades del juego, llegando a ser utilizado en collages como el de la imagen e incluso filmes.


FUENTE: WIKIPEDIA

3 opiniones:

Miguel Ángel, "el Yayo" dijo...

Bueno, pues tiene su gracia el tema... para jugarlo niños de 10años, pero mas allá...
Espero no me lapiden publicamente por esto.

Un saludo y no seguimos leyendo.

Juan Ángel dijo...

Sí, yo sí que lo conocía, de cuando cerró Soitu.

Nacho dijo...

¡Pero mira que eres desaborido, Miguel Ángel! A mí me parece una magnífica forma de hacer arte curioso y, sobre todo, rompedor. Es la técnica perfecta para dos corrientes artísticas como las que menciono. Además, siempre es interesante que más de un artista trabaje en una misma obra de arte.

Publicar un comentario