25 nov. 2010 | Por: Nacho

Alarma

Una palabra esencial en estos tiempos en los que tanto indeseable anda suelto. Y, para hablar con propiedad, nada mejor que un poco de etimología:

Una vez más, recurrimos al sagrado DRAE y nos dice que la voz procede del italiano allarme. ¿Y qué significa allarme? Pues resulta que es el grito que usaban los vigías de las murallas cuando posibles enemigos se acercaban: "All'arme!". De modo idéntico, nuestra versión de la palabra fue consolidada por la llamada de los vigías españoles, traducción literal de la expresión italiana: "¡A las armas!". Y, ciertamente, una alarma es un sistema de aviso... Podéis recordarlo cada mañana cuando os suene el despertador.

0 opiniones:

Publicar un comentario